Lúpulo; Características, usos y propiedades

Información sobre el Lúpulo; Características, usos y propiedades

El lúpulo se utiliza básicamente en la fabricación de cerveza, de la que se considera una de sus materias primas o constituyentes notables insustituibles, junto con la malta, el agua y la levadura, proporcionándole su característico amargor al cocer junto con el mosto, proceso que produce la transformación de sus resinas convirtiéndolas en compuestos amargos.

 

Características del Lúpulo

Se trata de una planta herbácea, perenne, dioica de tallos caducos, trepadores y que puede alcanzar hasta 5 metros de altura.
Sus hojas son alternas, palmatilobadas.

Sus flores masculinas son blancas, y están reunidas en racimos axilares.

En cuanto a las flores femeninas, éstas son amarillas, axilares, y se encuentran reunidas en cabezuelas en forma de cono, globulosas. También son bracteadas y se encuentran agrupadas en racimos axilares y terminales.

Su fruto es globuloso y brillante.

La flor femenina se utiliza para dar el sabor amargo a la cerveza.

 

Planta del lúpulo Planta del lúpulo.

 

Localización

Esta planta es originaria de las regiones templadas del hemisferio boreal.

Se cultiva extensamente en Estados Unidos, Europa, Australia y Suramérica.

La planta se propaga por esquejes, vástagos o semilla en suelos bien arados, abonados y soleados.

 

Principios activos del Lúpulo

Su composición química está formada por flavoniodes: rutósido, quercitrósido, astragalósido, xantohumol, isoxantohumol.

También por amargos derivados del acilfloroglucinol:  humuleno, beta-mirceno, cariofileno.

Y finalmente por taninos (2-4% en los conos, menos en las glándulas).

 

Propiedades medicinales del Lúpulo

Se ha comprobado que tiene una acción antiséptica de uso externo.

En experimentos con animales se ha demostrado que tiene efectos tranquilizantes y sedantes debidos en parte al 2-metilbut-3-ene-2-ol que al parecer se forma en el organismo a partir de los ácidos alfamargos. Los ácidos alfamargos muestran actividad espasmolítica y antimicrobiana.
El extracto de lúpulo es un espasmolítico muy fuerte, en preparaciones aisladas, del músculo liso.

 

Recolección del Lúpulo

La floración se produce en verano y la recolección tiene lugar en otoño.

Solamente las flores femeninas tienen principios activos.

Las inflorescencias se cortan y se ponen a secar extendidas en capas finas, en lugar seco, cálido y ventilado o con calor artificial a una temperatura máxima de 50 °C.

Se conservan herméticamente envasadas, protegidas de la luz durante pocos meses.  Con el tiempo de almacenamiento adquiere un olor fuerte y desagradable.

¿Para qué se usa el Lúpulo?

El Lúpulo e emplea como estomacal, tónico, narcótico, sedante, tranquilizante, hipnótico, digestivo, aperitivo, diurético, anodino, aromático, amargo, bacteriostático, tonco hepático y vesicular, galactógeno, bactericida, depurativo, activador de la circulación, antiálgico, antiespasmódico, antihelmíntico, antiséptico de uso externo.

Se usa para sanar afecciones escrofulosas, raquitismo, dispepsia atónica, enfermedades cutáneas y escorbuto.

Las almohadas de lúpulo se emplean como remedio para cura de insomnio.

En forma de baños se utiliza en el tratamiento de úlceras crónicas, erupciones dérmicas y heridas.

La infusión de las flores secas se usa como estomacal, tónico y sedante; en dosis doble para aliviar neuralgia, espasmos e insomnio.

 

Contraindicaciones

El lúpulo actúa como depresor suave de los centros nerviosos, por tanto, no debe emplearse en caso de depresión. No deben superarse las dosis recomendadas.

La planta puede producir dermatitis al contacto con ella.

 

¿Cómo se prepara el Lúpulo para fines medicinales?

Las formas de uso recomendadas son infusión y preparaciones farmacológicas como la tintura, el extracto líquido, la lupulina, el polvo y las cápsulas.

  1. Infusión: tomar veinticinco gramos de inflorescencias femeninas, se añaden a un litro de agua, preparando una infusión que se debe dejar en contacto durante al menos diez minutos. El líquido
    obtenido se puede tornar en taza, a razón de tres diarias.
  2. Macerado: se añaden 40 gramos del lupulíno a un litro de agua, dejándolo en reposo y macerándose durante todo un dÍa; del líquido resultante se pueden tomar hasta tres tazas al día.
  3. Infusión de uso externo: se prepara añadiendo 45 gramos de la planta a un litro de agua preparada para infusión. El líquido se emplea en baños. Para paliar los dolores conviene prepararlo sobre unas compresas o en forma de cataplasmas.